José Pedro Salcedo Herce, elegido nuevo presidente de la Confederación Española de Sociedades de Garantía

La Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-CESGAR), que agrupa a las 18 entidades de este tipo existentes en nuestro país, entre ellas Garántia, ha celebrado su Asamblea General en la que ha sido elegido presidente para los dos próximos años,  José Pedro Salcedo Herce, presidente de Sonagar.

Junto al presidente, integrarán la Comisión Ejecutiva de SGR-CESGAR el director general de Garántia, Antonio Vega Pérez, además de Pedro Pisonero Pérez (Iberaval),  Zenón Vázquez Irizar (Elkargi), como vicepresidentes; Luis Martínez de Salas y Garrigues (Aválam), como secretario; además de Jesús Fernández Sánchez (Isba), como vocal.

Con una amplia experiencia en la empresa privada, José Pedro Salcedo (San Adrián, 1955) es el presidente de la SGR de la Comunidad Foral de Navarra, Sonagar, desde 2020.

Durante su intervención en la Asamblea General, el nuevo presidente de SGR-CESGAR ha incidido en los retos que se le presentan, entre los que destaca “consolidar el papel de las SGR como un instrumento fundamental en la financiación de pymes y autónomos, y fomentar las relaciones institucionales tanto con el Gobierno Central como con las entidades financieras”. Entre las iniciativas que quiere llevar a cabo durante su mandato, destaca el desarrollo de nuevos productos y servicios de las SGR que “contribuyan a incrementar su labor en beneficio de las pymes y autónomos españoles”.

Asimismo, tiene como objetivo seguir trabajando en la digitalización del sector, impulsando la utilización de la plataforma Con Aval Sí, que ya lleva cinco años funcionando como una de las principales vías en la tramitación de avales por parte de las SGR y que ha jugado un papel imprescindible durante la pandemia, multiplicándose casi por cuatro el volumen de solicitudes recibidas a través de esta.

“Tras la crisis provocada por el coronavirus y la actual guerra en Ucrania, nos encontramos en un entorno económico poco favorable para las pequeñas y medianas empresas, por ello desde las sociedades de garantía debemos seguir siendo protagonistas en la financiación de éstas”, aseguró José Pedro Salcedo. Para ello, afirmó que trabajará conjuntamente tanto con la administración central como con otras instituciones relevantes para el sector, con el objetivo de reforzar aún más la función de las SGR como instrumentos de financiación para pymes y autónomos.

El nuevo presidente de SGR-CESGAR también ha mostrado su intención de intensificar las relaciones de la confederación con instituciones clave como CEOE-CEPYME y, bajo la vicepresidencia de CESGAR en la Asociación Europea de Caución Mutua (AECM), con la Comisión Europea, el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) y otros organismos europeos.

“Me gustaría contar con el consenso y el apoyo de todos durante mi presidencia de SGR-Cesgar para que podamos consolidar al sistema nacional de garantías como un agente clave en la financiación de las pequeñas y medianas empresas”, aseguró José Pedro Salcedo durante su intervención en la Asamblea.

José Pedro Salcedo sustituye como presidente de SGR-CESGAR a Antonio Couceiro, presidente de Afigal, que ostentó el cargo durante cuatro años.

JOSÉ PEDRO SALCEDO HERCE

José Pedro Salcedo Herce (San Adrián, Navarra, 1955) preside desde septiembre de 2020 la SGR de Navarra, Sonagar. Vinculado a la empresa familiar desde su juventud, desde 1986 es administrador único de JOSÉ SALCEDO SORIA, S.L., empresa dedicada a la producción de verdura de gran calidad.

Durante su dilatada carrera profesional, ha ocupado diferentes cargos en importantes asociaciones del sector agroalimentario, como la presidencia durante 14 años de CONSEBRO, Asociación de Industrias alimentarias de Navarra, La Rioja y Aragón (actualmente denominada ALINAR), de la que es vocal en la actualidad.

Asimismo, ha sido presidente y vicepresidente de FENAVAL (Federación nacional de asociaciones de industrias agroalimentarias), vicepresidente del Centro Nacional de Tecnología Alimentaria (CNTA), y vicepresidente de la D.O. Piquillo de Lodosa, entre otros cargos. Además, Salcedo ha sido vocal del Comité Ejecutivo de la Confederación de Empresarios de Navarra y consejero del Instituto de Calidad Agroalimentario de Navarra.

SOBRE CESGAR

CESGAR es una asociación sin ánimo de lucro, constituida en 1980, con el objeto social de asumir las funciones de coordinación, cooperación, defensa y representación de los intereses de las 18 Sociedades de Garantía Recíproca existentes en España. Promueve todo tipo de acuerdos con Instituciones públicas o privadas, nacionales o extranjeras que redunden en beneficio de los asociados. Desarrolla una labor de asesoría y asistencia técnica, realiza estudios y estadísticas y planes de formación. CESGAR ostenta la vicepresidencia de la Asociación Europea de Caución Mutua (AECM) y está integrada en CEOE-CEPYME.

Cesgar organiza un curso de formación dirigido a los directores comerciales de las SGR

La pasada semana, SGR-Cesgar organizó el curso ‘Estrategia y tácticas comerciales’, dirigido a los directores comerciales de las sociedades de garantía al que asistió el Director Comercial y de Redes de Garántia, Ignacio Rodríguez de Cepeda.

Organizado junto con la consultora Global Market, el “Programa de Impulso Comercial para las SGR” tenía como reto conseguir una mayor proactividad comercial entre estos profesionales, tanto en la “venta de avales” como en la de otros de los servicios que ofrecen las SGR.

Además, el contenido del curso estaba adaptado a sus necesidades en materia comercial, con el objetivo de ayudarles a obtener ideas y nuevas capacidades para la puesta en marcha exitosa de sus planes de negocio. Las jornadas contaron con la participación de la práctica totalidad de las SGR.

El Director General de Garántia, Antonio Vega, asiste a la Junta Directiva de la CES para explicar la evolución de la SGR andaluza

El Director General de Garántia, Antonio Vega, ha participado en el Comité y la Junta Directiva de la Confederación de Empresarios de Sevilla, CES, presidida por Miguel Rus, en donde ha informado de la evolución de la actividad de la Sociedad de Garantía Recíproca andaluza.

Actualmente Garántia es la primera sociedad de avales de España en financiación a autónomos y a nuevas empresas y en financiación al sector agroalimentario, y es tercera tanto en número de socios, con más de 22.500, como en volumen de negocio con un riesgo vivo avalado en Andalucía de más de 675 millones de euros.

Según ha destacado el Director General de Garántia, Antonio Vega, tras la trayectoria desde el nacimiento de la Sociedad de Garantía Recíproca, y con la reciente ampliación de capital, Garántia se ha consolidado como un actor relevante en el mercado de financiación para el tejido empresarial de Sevilla y andaluz en general. Así, Antonio Vega se puso a disposición de las empresas sevillanas para poder asesorarlas y ayudarlas en sus procesos de financiación.

Los resultados hasta ahora de Garántia demuestran que se trata de un modelo de negocio de éxito, con el objetivo del desarrollo del tejido empresarial andaluz, la inversión productiva y la consolidación y creación de empleo en nuestro territorio.

Garántia cerró 2021 con 203 millones de euros de nuevo riesgo concedido, un resultado similar al año anterior lo que supone mantener la actividad de 2020, pero sin contar con nuevas líneas Covid19 apoyadas por la Junta de Andalucía. Esta circunstancia implica un incremento superior al 36% sobre 2019, último año de operativa “normal” prepandemia.

La Junta de Andalucía participa en Garantía con un 31 %, las entidades financieras se mantienen con un 22%, y otros accionistas un 2%. Además, las empresas asociadas a la SGR, más de 22500, mantienen la mayor representación en el capital de la sociedad con un 45%.

Seis de cada diez pymes han tenido necesidades de financiación en 2021

Según el XI Informe sobre «Financiación de la Pyme en España», elaborado por SGR-CESGAR: Seis de cada diez pymes han tenido necesidades de financiación en 2021(57,9%).

En total más de dos millones de pymes, necesitaron financiación en 2021, la hayan buscado de forma activa o no. Se trata del porcentaje más elevado de la serie histórica, superando en más de 23 puntos el último dato prepandemia de 2019 (34,8).

Así se desprende del XI Informe sobre Financiación de la Pyme en España, que impulsa la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR) y que esta vez recupera su carácter anual, además de recoger algunas perspectivas económicas y financieras de las pymes en el inicio del año 2022. El informe también señala un avance en el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas a corto plazo, ligado a la tan deseada recuperación económica.

El estudio, único de este tipo que incorpora a todos los sectores de actividad e incluye al colectivo autónomo y al sector primario, aporta datos relevantes sobre la situación actual de las pequeñas y medianas empresas que, a pesar de haber iniciado el proceso de recuperación, aún se ven afectadas por los efectos de la crisis de la Covid-19.

Mientras que solo dos de cada diez pymes afirman haber iniciado la recuperación económica y cerca de un 40% dice estar en una posición estable, un 35,2% de ellas asegura que su situación ha empeorado con respecto a 2020. De éstas últimas, un 11,8% presentan estancamiento económico y un cierto empeoramiento de sus ratios financieros, y un 20,8% reporta reducciones en sus niveles de facturación y/o beneficios. Asimismo, cabe destacar que unas 87.000 pymes (2,6%) son consideradas empresas vulnerables, ya que aúnan el decrecimiento económico con el empeoramiento de su situación financiera. Este porcentaje se ha reducido notablemente con respecto a los datos recogidos en la edición anterior del estudio (200.000 pymes), correspondientes al primer semestre de 2021.

De estas cifras, también es reseñable el aumento en el número de pymes en estancamiento económico y con deterioro financiero (del 4,6% al 11,8%), con respecto a los resultados de junio de 2021.

Perspectivas de las pymes

El XI Informe sobre Financiación de la Pyme en España indica un avance en las perspectivas de crecimiento a corto plazo de las pequeñas y medianas, que tras la crisis de la Covid-19 esperan ya iniciar su recuperación económica. Así, el 46,9% de las empresas espera que su facturación aumente en los próximos doce meses, frente al 38,2% que lo indicaba en enero de 2020. Este dato es significativo, teniendo en cuenta que el tamaño medio de las empresas, tanto en términos de empleo como de facturación anual, se redujo considerablemente en el último año.

Por su parte, el porcentaje de pymes que considera permanecerá estable desciende ligeramente, del 43,9% en 2020 al 40,0% en 2021, mientras que se reduce el peso de las empresas que creen que su facturación va a decrecer, del 17,9% al 13,0%.

Con respecto a las perspectivas de creación de empleo, estas son más moderadas. Un 84,2% de las pymes considera que no aumentará su plantilla y que el empleo permanecerá estable en los próximos 12 meses, mientras que tan sólo un 11,4% afirma que creará puestos de trabajo (Gráfico 1).

El informe también recoge datos interesantes relativos al impacto de la pandemia sobre el tejido productivo español y que se ha concretado en la pérdida neta de 37.722 pymes no agrarias entre enero de 2020 y enero de 2021 (creación menos destrucción de pymes). Las mayores pérdidas se han producido en Comercio y servicios personales (-12.134 pymes), sector en el que ya se había visto disminuido el número de pymes con anterioridad a la pandemia y esta parece haber agudizado esa tendencia previa. Educación, sanidad, cultura y deporte, Hostelería y restauración y Servicios a las empresas muestran también saldos negativos muy importantes en el número de empresas.

En lo que se refiere a la posición de la pyme española en algunos factores clave de competitividad, cabe señalar que en 2021 se ha recuperado ligeramente el porcentaje de pymes que exporta, hasta situarse en el 6,5%, pero que este nivel es aún muy inferior a los datos prepandemia (8,5% en 2019). Esto demuestra que las restricciones a la movilidad y el impacto económico de la pandemia en los principales mercados de las pymes españolas no han permitido recuperar totalmente la actividad en el exterior. Por su parte, el número de pymes que señala haber realizado actividades de innovación se mantiene relativamente estable, en torno al 15%.

Utilización de productos financieros

El informe también señala que ha habido una mayor utilización de productos financieros por parte de las pymes durante los últimos doce meses, especialmente de aquellos vinculados a la financiación del circulante. En este sentido, el crédito comercial (23,7%) y los préstamos bancarios (22,5%) han sido los productos más utilizados. Muy de cerca, les sigue el uso de las Líneas del ICO (19,7%), lo que indica el alto número de empresas que han seguido utilizando estas líneas de avales especiales dispuestas debido a la pandemia. En cuarta posición, en cuanto a niveles de uso, se situarían las líneas de crédito bancario (17,8%). Por último, el leasing observa un crecimiento significativo en sus niveles de utilización– del 9,4% en 2020 al 12,6% en 2021.

Otros productos bancarios, como el factoring o el confirming, han sido menos utilizados por las pymes, lo que se explica seguramente por la caída de la actividad en muchas de ellas durante la pandemia. En cuanto a la valoración de los distintos instrumentos de financiación, las Líneas ICO, el confirming y los créditos de proveedores son los mejor valorados (Gráfico 2).

Necesidades de financiación

En cuanto a las necesidades de financiación de las pymes en 2021, además de su aumento extraordinario, representando el porcentaje más elevado desde que se realiza el estudio (57,9%), cabe destacar que este aumenta aún más si se excluye a las microempresas (menos de 10 empleados), situándose en el 83,4%. Por sectores de actividad, Transporte y correos; Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; la Industria manufacturera, energía y agua; y Hostelería y restauración han sido los sectores con mayores necesidades de financiación.

En cuanto al destino de la financiación, la mayor parte de las pymes la ha requerido para el circulante (75,2%), ganando peso frente a la situación antes de la pandemia. En importancia, le sigue la financiación destinada a inversión (37,2%), tanto en equipo productivo como en inmuebles. También cabe destacar que los altos niveles de incertidumbre observados en el último año se reflejan claramente en el freno a los planes de expansión de las pymes, ya que un porcentaje muy bajo ha destinado la financiación a abordar procesos de expansión en el mercado nacional o en los mercados extranjeros (Gráfico 3).

El informe también aporta datos interesantes sobre las necesidades de financiación asociadas a la digitalización y la sostenibilidad de las pequeñas y medianas empresas. En este sentido, un 22,0% de las pymes ha tenido necesidades de financiación para abordar inversiones en ambas áreas y un 20,4% cree que va a necesitarla en los próximos tres años. Estas cifras convierten a ambos procesos en uno de los destinos principales de la financiación después del circulante.

La digitalización es el proceso más generalizado en este tipo de inversiones y ha originado necesidades de financiación en el 13,8% de las pymes. Asimismo, esa inversión en digitalización ha sido mayor en los sectores de Servicios a las empresas (25,9%), Educación, sanidad, servicios sociales, cultura y deporte (21,7%), y Telecomunicaciones (18,2%).

El informe también destaca la creación de empleo ligada a esa financiación, indicando que cerca de 173.000 pequeñas y medianas empresas crearán 339.000 puestos de trabajo en España si logran acceder al crédito. Se trata del 8,3% de aquellas empresas que buscan financiación para el circulante o para distintos proyectos de inversión o expansión. Mientras, un 41,9% de las pymes con necesidades de financiación considera que obtenerla será clave para mantener el empleo y el 49,9% restante, que su logro no tendrá un impacto directo en su plantilla.

Dificultades en el acceso al crédito

El X Informe sobre Financiación de la Pyme en España, presentado por el presidente de SGR-CESGAR, Antonio Couceiro, señala que, a pesar de la pandemia y de los niveles extraordinarios de necesidades de financiación, la respuesta del sistema financiero ha logrado mantener un escenario relativamente estable y de cierta facilidad en el acceso a la financiación. Así, el 63,3% de las empresas con necesidades de financiación señala no haber encontrado dificultades para dar respuesta a las mismas, creciendo frente a las cifras pre pandemia (60%).

El obstáculo más importante en el acceso a financiación continúa siendo la falta de garantías solicitadas (14,8%), aunque su importancia es inferior a la observada en 2019 (17,2%). Le sigue en importancia el precio de la financiación (14,5%), aunque también ha perdido peso frente a los datos prepandemia (19%). Por su parte, aumenta el número de empresas que señala como principales obstáculos los trámites administrativos (5,9%) y disminuye ligeramente el porcentaje de las que consideran que las entidades financieras no comprenden adecuadamente sus negocios (4,4%) (Gráfico 4).

El XI Informe sobre Financiación de la Pyme en España apunta también que, en 2021, el 85,1% de las pymes con necesidades de financiación la resolvió con financiación ajena y el 66,4% recurrió a financiación bancaria. En este sentido, se observa una disminución en el uso de financiación bancaria con respecto a 2019, decreciendo 11 puntos porcentuales. Por el contrario, el recurso a la financiación ajena no bancaria sufre un importante aumento, situándose en el 27,2% en 2021 (frente a 5,5% en 2019). Por otro lado, en línea con la pérdida de actividad de los últimos años, los fondos propios pierden peso como opción de financiación para las pymes, situándose en un 19%.  

Acceso a financiación bancaria

Más de cuatro de cada diez pymes españolas (42,3%) señalan haber requerido financiación bancaria en el año 2021, independientemente de que la hayan buscado o no, lo que representa un fuerte incremento en las necesidades de financiación de las pymes, aumentando en 12 puntos porcentuales con respecto a 2019.

En el estudio también se detecta una tendencia positiva en los resultados de las negociaciones de las pequeñas y medianas empresas con las entidades bancarias, que ya venía observándose en el escenario prepandemia, ya que casi nueve de cada diez pymes con necesidades de financiación bancaria la han obtenido y aceptado (87,5%). Estos son los mejores resultados de todo el período analizado. Por el contrario, se reduce el porcentaje de pymes que ha visto denegada su solicitud, situándose en un 2,6% frente al 5,9% en 2019.  Además, aumenta el porcentaje de pymes que, aun teniendo necesidad de este tipo de financiación, no la ha solicitado (5,6% frente a 2,7% en 2019), sobre todo por temor a no poder afrontar su devolución. Por último, el peso de las pequeñas y medianas empresas que no aceptan la financiación bancaria concedida porque consideran que las condiciones no son las esperadas ha aumentado y se sitúa en el 2,8%.

En cuanto a las condiciones de la financiación bancaria, el estudio indica que se mantienen parecidas al escenario prepandemia. De esta forma, se mantiene el porcentaje de pymes que obtuvo el 100% de la financiación solicitada (82,6%) y se reduce ligeramente el porcentaje de pymes a las que le han solicitado avales. Asimismo, se incrementa el número de empresas que está satisfecho con los plazos de devolución y que han encontrado un coste de financiación similar al esperado.

El informe también indica que para las pymes las perspectivas sobre la evolución de la financiación bancaria durante los próximos doce meses son bastante negativas, sobre todo en lo que respecta a los costes directos e indirectos de la financiación.

 Necesidades de garantías entre las pymes

En línea con el aumento de las necesidades de financiación de las pymes, el porcentaje de empresas con necesidad de garantías o avales se ha visto incrementado considerablemente, situándose en el 18% en 2021. Este dato supera considerablemente los valores prepandemia referidos a 2019 (Gráfico 5).

El informe también apunta a diferencias muy notables por tamaño empresarial a la hora de solicitar esas garantías. Así, el 38,5% de las pequeñas empresas y el 33,3% de las empresas medianas señalan haber necesitado garantías en 2021, mientras que esta ratio desciende al 19,3% en las microempresas y al 15,2% en los autónomos. En este sentido, cabe subrayar el aumento en el número de autónomos que han necesitado garantías para acceder a financiación, que en 2019 fue señalado sólo por un 10,6% de ellos.

Cabe destacar que el 54,2% de las pymes con necesidad de avales y garantías pertenecen a sólo tres sectores: Servicios a las empresas (20,7%), Comercio y servicios personales (19%) y Agricultura (14,5%). (Gráfico 6). Asimismo, las necesidades de garantías son mayores en las pymes innovadoras, en las exportadoras y en las empresas más jóvenes o de edad intermedia (con menos de 10 años de vida).

Con respecto al destino de las garantías, en el 10,1% del total de pymes con necesidades de financiación fue para circulante, en el 5,5% para inversiones y en el 4,7% para avales técnicos.

Conocimiento y prestaciones de las sociedades de garantía

Del informe también se desprende que, en el último año, ha mejorado notablemente el grado de conocimiento que las pymes españolas tienen de las sociedades de garantía: un 34,5% de ellas señala conocer sus servicios.

Esta mejora se debe, sin duda, al significativo papel que han jugado las SGR desde que comenzó la pandemia, avalando y asesorando a las pymes en situaciones de necesidades de financiación extraordinarias. Y es que, durante 2021 las 18 SGR inyectaron 1.960 millones de euros a pymes y autónomos, muchos de ellos aún afectados por el impacto económico de la Covid-19, a partir de 26.041 nuevos avales formalizados.

El informe indica, además, que el porcentaje de pymes que conoce los servicios de las SGR, aunque nunca haya recurrido a ellas, ha ascendido del 18,7% en 2019 al 21,2% en 2021. Y, sobre todo, crece el número de pymes que han recurrido ocasionalmente a una SGR, del 5,7% al 11,8%.

El estudio también señala que las pequeñas y medianas empresas conocen cada vez mejor los servicios de las SGR, aumentando notablemente los niveles de reconocimiento de los beneficios asociados a éstas (Gráfico 7):

  • Mejora en el acceso a financiación (81%).
  • Asesoramiento adecuado (80% frente a 73% en 2019).
  • Posibilidad de mayores importes en la financiación bancaria (71% frente a 64% en 2019).
  • Ampliación de plazos de devolución (79% frente a 66% en 2019).
  • Reducción de costes de financiación bancaria (62%).

Antonio Vega hace balance del convenio con el Ayuntamiento de Málaga

El Director General de Garántia, Antonio Vega, hace balance en COPE Andalucía del convenio con el Ayuntamiento de Málaga, a través de la empresa municipal Promálaga, la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) para ayudara  empresas malagueñas por los efectos de la COVID-19.

Además valora los últimos acuerdos de Garántia con SGR´s próximas a Andalucía como las de Extremadura y Castilla-La Mancha.

Escuchar entrevista aquí.